Sígueme en Twitter!.

¡Bienvenido!

Bienvenido a la pagina web donde puedes educarte y reforzar mas esos valores que teníamos olvidados.

Integrado por:
Salazar Ronald
Aguilar Argenis
Salas Raimundo

Bandera

Bandera
Bienvenidos

martes, 13 de marzo de 2012

La Familia:







Cuando hablamos de familia hacemos referencia a un
grupo humano que convive y comparte un mismo espacio. De esta forma, se hace
explícita la importancia de la manutención, el respeto, los cuidados y la
educación de todos sus miembros. En este sentido, el objetivo es descubrir la
esencia que hace a la familia el lugar ideal para forjar los valores, y de esta
forma, alcanzar un modo de vida más humano y tolerante, que luego será
transmitido a la sociedad entera.



Lo
que hay que tener en cuenta es que, el valor de la familia no reside solamente
en aquellos encuentros habituales que se gestan en su seno, así como los
momentos de alegría y la resolución de problemas cotidianos. El valor nace y se
desarrolla cuando cada uno de sus miembros asume con responsabilidad y alegría
el papel que le ha tocado desempeñar en la familia, procurando el bienestar,
desarrollo y felicidad de todos los demás.

Esto
demuestra que formar y llevar una familia por un camino de superación permanente
no es una tarea sencilla. Por el contrario, la vida actual y sus exigencias
pueden dificultar la colaboración y la interacción. Las razones de ello se
encuentran en que muchas veces ambos padres trabajan. Ante esta situación, es
necesario dar orden y prioridad a todas nuestras obligaciones y aprender a vivir
con ellas. Debemos olvidar que cada miembro cumple con una tarea específica y un
tanto aislada de los demás: papá trabaja y trae dinero, mamá cuida hijos y
mantiene la casa en buen estado, los hijos estudian y deben obedecer.

Es
necesario reflexionar que el valor de la familia se basa fundamentalmente en la
presencia física, mental y espiritual de las personas en el hogar, con
disponibilidad al diálogo y a la convivencia, haciendo un esfuerzo por cultivar
los valores en la persona misma, y así estar en condiciones de transmitirlos y
enseñarlos. En un ambiente de alegría toda fatiga y esfuerzo se aligeran, lo que
hace ver la responsabilidad no como una carga, sino como una entrega gustosa en
beneficio de nuestros seres más queridos y cercanos.

Lo
primero que debemos resolver en una familia es el egoísmo: mi tiempo, mi
trabajo, mi diversión, mis gustos, mi descanso... si todos esperan comprensión y
cuidados ¿quién tendrá la iniciativa de servir a los demás? Si papá llega y se
acomoda como sultán, mamá se encierra en su habitación, o en definitiva ninguno
de los dos está disponible, no se puede pretender que los hijos entiendan que
deben ayudar, conversar y compartir tiempo con los demás.

La
generosidad nos hace superar el cansancio para escuchar los problemas de los
niños (o jóvenes) que para los adultos tienen poca importancia; dedicar un
tiempo especial para jugar, conversar o salir de paseo con todos el fin de
semana; la salida a cenar o al cine cada mes con el cónyuge... La unión familiar
no se plasma en una fotografía, se va tejiendo todos los días con pequeños
detalles de cariño y atención, sólo así demostramos un auténtico interés por
cada una de las personas que viven con nosotros.

Otra
idea fundamental es que en casa todos son importantes, nadie es mejor o
superior. Se valora el esfuerzo y dedicación puestos en el trabajo, el estudio y
la ayuda en casa, más que la perfección de los resultados obtenidos; se tiene el
empeño por servir a quien haga falta, para que aprenda y mejore; participamos de
las alegrías y fracasos, del mismo modo como lo haríamos con un amigo... Saberse
apreciado, respetado y comprendido, favorece a la autoestima, mejora la
convivencia y fomenta el espíritu de servicio.

Sería
utópico pensar que la convivencia cotidiana estuviera exenta de diferencias,
desacuerdos y pequeñas discusiones. La solución no está en demostrar quien manda
o tiene la razón, sino en mostrar que somos comprensivos y tenemos autodominio
para controlar los disgustos y el mal genio, en vez de entrar en una discusión
donde, por lo general, nadie queda del todo convencido. Todo conflicto cuyo
resultado es desfavorable para cualquiera de las partes, disminuye la
comunicación y la convivencia, hasta que poco a poco la alegría se va alejando
del hogar.


Cabria recalcar que los valores se viven en el hogar y se transmiten a los demás
como una forma de vida, en otras palabras, dando el ejemplo. En este sentido, la
acción de los padres resulta fundamental, pero los niños y jóvenes -con ese
sentido común tan característico- pueden dar verdaderas lecciones de cómo
vivirlos en los más mínimos detalles.

Ello
puede verse reflejado en una pequeña anécdota: en una reunión pasó un pequeño de
tres o cuatro años de edad frente a un familiar adulto, después de saludarle en
dos ocasiones y no recibir respuesta, se dirigió a su madre y le preguntó: "¿Por
qué tío (...) no me contestó cuándo le saludé?" La respuesta pudo ser
cualquiera, así como los motivos para no recibir respuesta, pero imaginemos el
desconcierto del niño al ver como las personas pueden comportarse de una manera
muy distinta a como se vive en casa. Se nota que está aprendiendo a cultivar la
amistad, a ser sociable y educado, seguramente después de este incidente le
enseñarán a ser comprensivo...

En
otro sentido, muchas familias se han abocado a la practica religiosa, ya que
encuentran en ella, una guía y un soporte para elevar su calidad de vida, ahí se
forma la conciencia para vivir los valores humanos de cara a Dios y en servicio
de los semejantes. Por tanto, en la fe se encuentra un motivo más elevado para
formar, cuidar y proteger a la familia.

En
primer lugar los padres son quienes tienen la responsabilidad de formar y educar
a sus hijos, sin embargo, estos últimos no quedan exentos. Los jóvenes solteros,
y aún los niños, comparten esa misma responsabilidad, pues en este camino todos
necesitamos ayuda para ser mejores personas. Actualmente triunfan aquellos que
se distinguen por su capacidad de trabajo, responsabilidad, confianza, empatía,
sociabilidad, comprensión, solidaridad, valores que se aprenden en casa y se
perfeccionan a lo largo de la vida, según la experiencia y la intención de
autosuperarse.

En
este sentido, si los seres humanos nos preocupáramos por cultivar los valores en
familia, todo a nuestro alrededor cambiaría, las relaciones serían más cordiales
y duraderas. Así, cada miembro de la familia se convertiría en un ejemplo (según
su edad y circunstancias personales), capaz de comprender y enseñar a los demás
la importancia y trascendencia que tiene para sus vidas, la vivencia de los
valores, los buenos hábitos y las costumbres.

La
felicidad de una familia no depende del numero de personas que la integren,
mientras que en ella todos participen de los mismos intereses, compartan gustos
y aficciones, es decir, se interesen unos por otros.

Ahora
bien, podríamos preguntarnos ¿cómo saber si en mi familia se están cultivando
los valores? Encontraremos la respuesta si todos dedican parte de su tiempo para
estar en casa y disfrutar de la compañía de los demás, buscando conversación,
convivencia y cariño, dejando las preocupaciones y el egoísmo a un lado.

Esta
serie de reflexiones demuestran que toda familia unida es feliz, más allá de la
posición económica, ya que los valores humanos no se compran, se viven, se
otorgan y se transmiten como un regalo más preciado que podemos dar. no existe
la familia perfecta, pero si aquellas que luchan y se esfuerzan por lograrlo.

La
vida en sociedad también supone una vida basada en valores. Posiblemente uno de
los valores que habla más de una persona es la decencia. La misma supone una
vida basada en la educación, compostura, respeto al semejante y por sí mismo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada